lunes, 22 de octubre de 2007

El peligro de mover ficheros por ubicaciones de red


Hay una serie de sucesos, que no te llegas a explicar por que pasan, pero cuando te encuentras delante de ellos, no sabes ni de que manera contar lo que acaba de suceder.

Además a veces es difícil de predecirlo, y por lo general el desenlace final de la historia suele ser mas bien tirando a malo.

Situación
Nos ponemos en la piel de ese usuario final, el cual, no se sabe por que es reacio a trabajar con ficheros ubicados en red. Con sus instantáneas habilitadas, el backup de los servidores de ficheros, etc.
Así que prefiere trabajar en su carpeta situada en el escritorio.
Hasta ahí todo mas o menos bien.
Una vez acabado el trabajo, se dispone a mover la información a su ubicación de red, dando un error mediante el proceso por lo cual se corta. Alarmantemente ha desaparecido la información, no se encuentra ni en el destino

¿Que ha pasado?
-Lo primero de todo los recursos compartidos en el servidor de ficheros, obviamente tienen unas cuotas de usuario.
-El usuario con el traspaso de información, había rebasado su cuota.
-Al quedarse sin espacio, se borra el fichero del destino, y como el fichero ya lo ha movido del origen, también es borrado *(ojo al asterisco que es importante)

Analizando
*
Bien es sabido que cuando usamos la instrucción mover, y si ocurre algún problema durante el proceso, el fichero se queda automáticamente en la ubicación original, sin tener ninguna perdida de información.
Hasta ahí todo bien. También podemos puntualizar que cuando borramos un fichero, si no hemos tocado nada raro, este va directamente a la papelera de reciclaje.
Ahora bien ¿Que pasamos si se borra un fichero de una unidad mapeada de red? Pues muy sencillo, que desaparece por siempre jamas. Ya podemos empezar a tirar de backup para recuperar ese fichero, por que no lo vamos a encontrar.
Pues en esto pasa lo mismo, si se nos corta el proceso de cortar -pegar, en una unidad mapeada, ir pensando que esa información va a ser difícil de recuperar.

Conclusión
Pues hombre evitar estos disgustos no es complicado pero lo podemos resumir en una serie de pautas:
-usar copiar- pegar en vez de cortar pegar.
-Asegurarnos que la cuota de disco, es suficiente para realizar el traspaso de información
-Tener un backup sea donde sea (local, en red)
Si tenemos la mala suerte de perder la información, se puede intentar recuperar con software de terceros, pero la verdad sea dicha, en un alto porcentaje de intentos, no se por que, pero se recupera de todo, menos ese fichero que es la ostia de importante.

Saludos

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me ha pasado esta noche, dejé varias películas copiándose a mi disco duro y el puñetero Windows Update me reinició en equipo. Pues bien, TODOS los archivos que se estaban copiando han desaparecido tanto de su ubicación origen como de la de destino. Una gracia, vamos.